La casita del bosque

Y sí, todo tiene un final, y parecería que las vacaciones siempre resultan cortas.  Descansamos, nos bronceamos, comemos de más (la que no venga con algún kilito extra de las vacaciones por favor páseme la fórmula), rezongamos, discutimos algún que otro día; pero finalmente, lo pasamos bomba; tanto, que cuando se acercan los últimos días nos entra esa mezcla de nostalgia y pereza por lo que se viene: el despertador, el cole, las viandas, los deberes…

Como es costumbre en mi caso, los últimos días antes de abandonar la casa alquilada, mis viejos, mis amigas y mi sobrina se van;  para dejarnos unos días solitos. Y lo cierto es que siempre me pasa igual: me gusta alquilar casas lindas, grandes y cómodas, entonces cuando ellos parten quedamos como flotando en un solo piso, mientras la segunda planta queda desamparada.

Las primeras horas luego de la despedida y los consejos paternales se siente una especie de alivio: por fin silencio, siesta, rato para prender la notebook y escribir. Pero al pasar las horas, también se empieza a sentir un silencio triste. Claro, de ser 8 pasamos a ser solo 3. Faltan los gritos de mis sobrinas, la risa de mi viejo y sus chistes. La casa pierde un poco su alma y eso sólo indica algo: se acerca el final de las vacaciones en Punta.

Decidimos entonces hacer en familia los paseos postergados, ya sea por ser muy costosos para ir en grandes grupos o porque son cosas que no nos gustan a todos. Uno de esos paseos era visitar La Casita del Bosque.

Hace unos días me llamó una gran amiga – de esas que aman las cosas lindas, originales y que se toman el tiempo de conocerlas – y me dijo: “Moni, tienen que ir a La Casita del Bosque, les va a encantar. Es un lugar para tomar el desayuno o merendar sobre una terraza viendo la playa de La Barra. Son todas cosas caseras, alfajores, medialunas, etc..”.

En ese momento era impensable. Ahijada de 2 años que toca todo, padres, amiga, éramos demasiados. Entonces, ayer a la mañana, y cuando ya llevábamos 2 días solitos propuse: “Vamos a La Casita del Bosque”.  Nos levantamos tempranito, nos fuimos a la playa un rato en La Barra y sobre las 10:30 nos sentamos cómodamente en la famosa terraza. Realmente era bello el lugar; además hacía calor, corría una brisa suave. Optamos por jugo de naranja y alfajores caseros.

Y de pronto pensé:  “cómo le hubiese gustado esto a mi amiga Gaby y a mi papá”. Estábamos allí sentados los 3, en un lugar privilegiado, y yo no pude evitar sentir nostalgia.

Y entonces me di cuenta de que  es cierto, me estresan los chicos gritando, mi viejo tirándose el mate encima, mi hija saltando todo el tiempo con sus primas, pero cuánta falta me hacen cuando no estamos juntos.  Y creo que de eso se trata la vida, de aprender a disfrutar en esos momentos, que no por caóticos dejan de ser divertidos e inolvidables.

Así que por más que fui a averiguar por unos apartamentos frente al mar de 1 dormitorio para el verano próximo, sé que terminaré alquilando otra vez una CASA GRANDE para que vengan los que amo con todo el corazón. Y pueda disfrutarlos. Y pueda compartir, porque no tengo dudas que compartiendo, las cosas lindas son aún más lindas y las malas, se vuelven más llevaderas.

Bs para todas.

M.

Comparte esta noticia:

Filed Under: ColumnasLa columna de Monique

Tags:

Acerca del Autor: La definición de mujer orquesta es perfecta para ella. Le da el tiempo para marido, hija, tiene un instituto de gimnasia y no puede vivir sin estar armando algún proyecto nuevo. Siempre luce impecable, se cuida a rabiar, es divertida, alegre, y dispuesta a compartir todos sus secretos con las amigas del portal...

RSSComentarios (3)

Dejar un comentario | Trackback URL

  1. Gaby dice:

    Descubrí esta página por mi amiga Moni o Monique como la conocen ustedes. Somos amigas hace mucho pero por diferentes circunstancias de la vida hace unos 5 años que lo somos más, mas confidentes, como hermanas diría. Ella me da consejos sentimentales y les diré que en la mayoría de los casos le pega. Monique es así una loca linda, como buena canceriana que es. Te queremos mucho amiga!!!Mi hija es su ahijada y la verdad no pude hacer mejor elección. Me quedo tranquila que la madrina le va a dar todos los gustos por lo menos la va a llevar a Punta en vacaciones, jaja. Desde que leo su columna me mato de la risa porque indirectamente he sido protagonista de alguna historia. Lo único que no le voy a perdonar es esa foto horrible que publicó.Besos para todas. Las felicito por la página todo está muy bien pensado!!!

    • administrador dice:

      Hola Gaby, nos alegramos de que te guste el portal!!. Y me imagino qué buenas que habrán estado esas vacaciones!! Perdonala a Moni, que la foto no está mal. Un saludo de otra canceriana…

  2. Monique dice:

    Qué lindo amiga lo que escribiste! Gracias. La verdad que sí, soy orgullosa madrina de tu hija, Sofi- Y obvio, que la tía Moni la va a llevar a todos los lugares lindos que quiera. Y de paso te digo…vos nunca salís mal en ninguna foto, porque sos linda!!! Te quiero.

Deja un comentario